Saltar al contenido principal

Armada del Ecuador demostró en maniobras conjuntas sus capacidades militares

GUAYAQUIL. Con el propósito de evaluar las capacidades militares, las Fuerzas Armadas del Ecuador planificaron un ejercicio en las provincias de Guayas, El Oro y Santa Elena, en estas maniobras conjuntas participaron personal  de la Fuerza Terrestre, Naval y Aérea.

Dentro de la ejecución de estas maniobras, personal del Comando Operacional Marítimo número 2, perteneciente a la Armada del Ecuador, realizó una operación estratégica ofensiva, denominada “Operación de Proyección”,  la que  inició con la toma de una cabeza de playa (Chipipe), desde el mar sobre el supuesto territorio  enemigo, en el que se emplearon medios navales, aéreos, aeronavales y de infantería de marina.

La estrategia militar consistió en  ejercicios simulados de bombardeo naval, apoyo aéreo cercano, incursión anfibia, toma de objetivos, exfiltración y evacuación aereomédica; así como también  la defensa de costas que simularon posiciones defensivas en la playa.

Bombardeo Naval 

En este bombardeo se utilizó la artillería de la Fragata Presidente Alfaro, Corbeta “El Oro”, “Esmeraldas” y la LAE Quito, que se aproximaron  hasta 1 milla náutica del objetivo para realizar el ablandamiento de la costa y cubrir  a las tropas que realizaron el asalto anfibio, quienes tenían la misión de  destruir las posiciones de la defensa de las costas.   Actualmente, el apoyo de fuego naval es uno de los componentes para realizar un asalto anfibio concebido dentro de las operaciones de apoyo, junto con aviones, artillería y misiles lanzados desde los buques.

Acciones Aéreas Tácticas

En esta operación participaron los aviones CHEETAH de la FAE, que hicieron una  aproximación  desde una plataforma de superficie, en la que se ejecutó un bombardeo a puntos de defensa de la costa.

Infiltración  Aérea Operacional

En este  una patrulla de Comandos Paracaidistas, mediante el empleo de una aeronave se realizó un salto de gran altura, denominado   “Salto Libre Operacional”, el que sirvió para ingresar al territorio hostil sin ser detectados y reforzaron el ataque con el objetivo de  aniquilar al enemigo.

Incursión Aérea

La misión de esta unidad de paracaidistas fue la infiltración en el supuesto  territorio enemigo, más allá de las líneas del frente, donde se desarrollaron labores de sabotaje y neutralización de objetivos estratégicos para impedir o limitar las operaciones de proyección.

En esta operación aerotransportada de paracaidismo y de apoyo saltaron de manera simultánea desde un avión C-130,  15 “saltadores libres operacionales” pertenecientes al Batallón de Infantería de Jaramijó, cerca del lugar donde se realizaba el  bombardeo naval y aéreo para asegurar el objetivo.

Incursiones Anfibias

Estas acciones tácticas ofensivas fueron realizadas por el personal Batallón de Infantería Jaramijó, quienes a bordo de ocho botes de goma y dos lanchas ribereñas tipo Boston Whiler,  se desembarcaron  desde los buques y del submarino  para realizar una penetración rápida en la playa de Chipipe, y luego se reembarcaron siguiendo una planificación.

Toma de Objetivo

La toma del objetivo fue realizada por el Grupo de Intervención Táctica del Cuerpo de Infantería de Marina, cuya misión fue la destrucción de un radar enemigo, realizando operaciones militares para consolidar el objetivo.

Evacuación Helitransportada

Esta operación se la ejecuta  cuando los elementos de la patrulla de asalto se encuentran en área hostil y el único medio para evacuar al herido es a través de un medio aéreo, de esta manera se utiliza el helicóptero de la Aviación Naval para realizar la evacuación.