Saltar al contenido principal

Santa Bárbara, una empresa de la defensa que apuesta por el talento ecuatoriano

Santa Bárbara, una empresa de la defensa que apuesta por el talento ecuatoriano

El pasado jueves, 04 de septiembre, la ministra de Defensa Nacional, María Fernanda Espinosa, realizó una visita a las instalaciones de la Empresa Santa Bárbara, donde se visualizó los diferentes proyectos emprendidos desde esta Industria de la Defensa entre los que resaltó la creación de un chaleco con diseño y tecnología ecuatoriana.

Fundada en los años 70, E.M. Santa Bárbara E.P. originalmente se dedicó a la producción de munición de guerra para las Fuerzas Armadas. A partir del 2012 se transforma en una empresa pública relacionada con la Industria de la Defensa y, bajo la dirección del Ministerio de Defensa Nacional, se convirtió en una de las empresas líderes dentro del campo de defensa, aportando al cambio de la matriz productiva y al desarrollo de la soberanía tecnológica y de conocimiento nacional.

Durante la visita de la Ministra Espinosa se demostraron las armas, municiones, herramientas y proyectos trabajados desde las diferentes divisiones de la empresa.

La división industrial se encarga del diseño, fabricación y montaje de todo tipo de estructuras metálicas para hangares, naves industriales, torres, puentes carrozables, etc. Entre los proyectos líderes de la división se resaltó la fabricación de Unidades Desmontables, edificaciones que pueden ser manteladas en un día y desmanteladas en dos. Éstas tienen una garantía de 50 años, un costo menor que el de otras industrias y han sido empleadas en empresas como Petroamazonas, Celec Ep, Cenaim, entre otras.

Santa Bárbara apoyó en la construcción del puente Esmeraldas, el más grande de su tipo en el país.

La división de armas y municiones ha desarrollado diferente armamento de fabricación netamente ecuatoriana. Santa Bárbara cuenta, además, con un software que permite determinar las coordenadas de dimensiones para el armazón de los revólveres. Éste fue creado por una joven ingeniera ecuatoriana.

La división de Srvicios logísticos en Seguridad y Defensa, por su parte, trabaja en dos proyectos trascendentes para la defensa nacional. El proceso de desmilitarización y la producción de un chaleco de diseño ecuatoriano.

La desmilitarización representa el proceso de desactivación de municiones caducadas y renovación de armamento. Esto se realiza gracias a un estudio que determina el tiempo de vida de cada munición. Este proceso representa un ahorro de USD $100 millones, aproximadamente, además de brindar seguridad a los ciudadanos y aportar en el cuidado del medio ambiente.

Santa Bárbara, una empresa de la defensa que apuesta por el talento ecuatoriano

Adicionalmente, se analiza las alternativas de almacenamientos de armas. La Ministra Espinosa señaló que estas investigaciones se emplean dentro del proceso de construcción de cuatro polvorines, que permitirán el almacenamiento correcto y seguro de las municiones. Los polvorines se construyen bajo los más altos estándares de seguridad, aportando a la seguridad integral ciudadana.

La Ministra resaltó, además, el talento ecuatoriano empleado en las Industrias de la Defensa. Santa Bárbara produce el primer chaleco antibalas con diseño y tecnología ecuatoriana. El chaleco es multipropósito, tiene un sistema de flotación, es flexible, ligero y no inflamable. Esto se debe a que posee un gel desarrollado por un científico ecuatoriano que cambia de textura, volviéndose rígido frente a un impacto. Durante la prueba de operatividad del chaleco se observó que éste supera las medidas internacionales, al dividir la fuerza de impacto, permitiendo que las municiones no atraviesen su estructura.

Santa Bárbara es la única empresa a nivel nacional que posee el certificado de la norma NIJ-06, la que acredita su trabajo y califica a sus productos con los más altos estándares. Esto posiciona a la producción de la empresa como material de posible exportación.

El trabajo de las Industrias de la Defensa, de acuerdo a la Ministra Espinosa, ha demostrado tanto capacidad de producción como un empoderamiento del talento ecuatoriano, aportando en el cambio de la matriz productiva y en el desarrollo de la soberanía tecnológica y de conocimiento. El desarrollo de tecnología ecuatoriana para la defensa es esencial para el desarrollo del país. “Esto muestra el enorme talento de nuestros ecuatorianos. Es un paso firme hacia un futuro mejor, nuestro aporte y contribución a la autonomía tecnológica”, señaló la ministra.