Saltar al contenido principal

UNASUR consolida integración de pueblos Latinoamericanos

Quito, 05 de Diciembre 2014.-El ministro de Defensa Nacional, Fernando Cordero, junto al Alto Mando Militar participaron en la inauguración de la sede de UNASUR, Nestor Kirchner, ubicada en la Mitad del Mundo en la ciudad de Quito.

El acto contó con la presencia de las Jefas y Jefes de Estado y representantes de los países que conforman la Unión de Naciones Suramericanas, quienes mostraron satisfacción y orgullo al tener una sede permanente que demuestra el gran proceso de integración que vive hoy el continente.

Los Mandatarios expresaron además su profundo agradecimiento al Gobierno del Ecuador por la construcción de la nueva sede de la Secretaría General de Unasur, que representa un hito histórico para el fortalecimiento del proceso de integración suramericana, así como un homenaje a la memoria del Primer Secretario General del bloque regional, expresidente de Argentina, Néstor Kirchner.

Durante su discurso el presidente de Ecuador, Rafael Correa, resaltó que “Este es un día histórico para la región y el mundo, desde el centro del mundo, inauguramos esta sede”, al tiempo que indicó que con esta nueva casa y este importante hito en la vida del organismo, se rinde homenaje a los héroes y heroínas de esta parte del continente.

El primer mandatario indicó que “no tenemos derecho a fallar” y que el proceso de integración es una necesidad irreversible ante las nuevas amenazas que hoy nos aquejan.

Una muestra de este proceso de unión y hermandad ha sido también la creación de la Escuela Suramericana de Defensa que ha sido concebida como un centro de altos estudios y de articulación de redes entre las iniciativas nacionales de los Estados miembros de UNASUR, para la formación y capacitación de civiles y militares en materia de defensa y seguridad regional. La creación de la Escuela Suramericana de Defensa contribuye a la construcción de una visión compartida en materia de defensa a nivel regional, fomentando a Suramérica como una región de paz.

Así se continúa con este gran proceso de integración que viven los países de América del Sur y que permitirá el desarrollo en conjunto de sus pueblos.