Saltar al contenido principal

103 años de la “Hoguera Bárbara” se conmemoraron en Ciudad Alfaro

El viceministro de Defensa Nacional, Iván Sempértegui, participó de los actos desarrollados en Ciudad Alfaro, Cantón Montecristi, provincia de Manabí, al conmemorarse el 28 de enero de 2015 los 103 años del acto que fue descrito por Alfredo Pareja Diezcanseco como la “Hoguera Bárbara”.

Hoguera

El acto inició con la colocación de una ofrenda floral en el mausoleo al General Eloy Alfaro mismo que contó con la presencia de autoridades civiles y militares. Posteriormente, se realizó un evento cívico militar en los exteriores del Centro Ciudad Alfaro.

Allí el Viceministro Sempértegui destacó la figura de Alfaro y su afección por la unidad nacional al tiempo que señaló la importancia de recordarlo como el mejor ecuatoriano de todos los tiempos que lideró la Revolución Liberal y encabezó profundos cambios siempre en beneficio del país.

Hoguera

“Hoy más que nunca Alfaro está presente, se lo siente encarnado y vivo en los ideales de la revolución Ciudadana bajo el liderazgo del Presidente Rafael Correa, un estadista que, como el “Viejo Luchador”, es un forjador de cambios sustantivos” indicó Sempértegui.

Posteriormente a este acto se realizó un recorrido por el vagón museográfico que representa al Tren de la Unidad Nacional, una de las obras emblemáticas de Eloy Alfaro durante su presidencia.

Finalmente la música y la danza se hicieron presentes para homenajear al “Viejo Luchador” en un festival que mostró la alegría de los jóvenes, herederos del legado de Alfaro.

Después del cese de sus funciones, durante el gobierno de Emilio Estrada Carmona, Alfaro cuestionó severamente la administración del Presidente y pronto los coidearios de Alfaro, empezaron a organizar una serie de sublevaciones militares. Alfaro fue desterrado a Panamá durante el gobierno interino de Carlos Freile Zaldumbide. El 4 de enero de 1912 volvió al país y pronto se propuso dialogar con el Gobierno, sin embargo, el general Leónidas Plaza lo encarceló.

El 28 de enero de 1912, una multitud de personas en Quito, influenciadas por placistas y conservadores, ingresaron a la cárcel donde estaban detenidos Alfaro, sus familiares, y amigos, y después de un linchamiento, arrastraron los cuerpos de los líderes liberales por las calles de Quito hasta el parque El Ejido y finalmente los incineraron.

Se considera que su legado más importante fue la defensa de los valores democráticos, la unidad nacional y la integridad territorial del Ecuador, del laicismo y la modernización de la sociedad ecuatoriana, por medio de nuevas ideas, de la educación y de sistemas de transporte y comunicación. La Escuela Superior Militar del Ejército ecuatoriano lleva su nombre, así como el buque insignia de la Escuadra Naval.




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *