Saltar al contenido principal

755 nuevos soldados se incorporaron al Ejército ecuatoriano

Quito, 20 de agosto de 2019

Este martes 20 de agosto se realizó la ceremonia de ascenso de suboficiales mayores y graduación de soldados de arma, servicios, Iwias y especialistas, en la Escuela de Formación de Soldados del Ejército “Vencedores del Cenepa” (Esforse), en Ambato.

A través de esta tarea, se incorporan 755 nuevos uniformados a la Fuerza Terrestre. Además, siete suboficiales primeros de la promoción 88, ascendieron a suboficiales mayores. El alto mando de las Fuerzas Armadas, les impuso las insignias y les entregó el sable espadín.

En la actividad –que estuvo liderada por el ministro de Defensa, general Oswaldo Jarrín–se reconoció el trabajo de cinco suboficiales mayores que cumplieron más de treinta años de servicio, quienes se acogieron al retiro.

Por el desempeño académico, físico y militar demostrado en cada arma y especialidad, los nuevos militares recibieron la condecoración Eloy Alfaro de tercera clase. El soldado de ingeniería David Carrera obtuvo la primera antigüedad general.

El general Oswaldo Jarrín, señaló, a los nóveles miembros de las FF.AA, que “este espíritu de solidaridad, de civismo, de sentido patrio es la conjunción que se necesita para que la patria sea grande”.

Añadió que los soldados que reciben sus insignias, viven de cerca el ejemplo de lo que es una carrera militar, en alusión a la presencia de los suboficiales mayores que, expresó, han demostrado los valores que conforman la institución.

El Ministro afirmó que el Ejército se verá fortalecido con la presencia de este nuevo contingente que fortalecerá a la entidad.

El comandante de la Fuerza Terrestre, general de división Javier Pérez, agradeció a los suboficiales que se acogieron al retiro, así como a los suboficiales que alcanzaron “el máximo peldaño de su carrera profesional”, según expresó.

“Nunca olviden que la preparación y el entrenamiento continúa. Tengan presente que estarán sujetos a exigencias, cumplimiento de requisitos académicos para ascensos, permanente preparación física, entre otros”, agregó.

A los nuevos militares les recordó que “la disciplina, la lealtad, el honor y la subordinación son principios y valores compartidos con superiores y subalternos. Estas guían nuestra conducta en todo momento y en toda circunstancia”.